02 mayo 2006

Dependencia I

Cuando eres una pequeña empresa, o como en mi caso solo una persona la "DEPENDENCIA" es un tema recurrente en las negociaciones y un punto débil frecuentemente usado en tu contra.

Creo sinceramente que en el grado de dependencia de una empresa con respecto a alguien que le suministre software pesa mas la flexibilidad y fiabilidad del propio programa que "fuente" que se lo suministra. Analizando la actualidad empresarial en cuanto a empresas informáticas estoy casi tentado a decir que en muchas ocasiones da mas seguridad que detrás de una programa haya una persona a que esté una empresa. Cuando hay una persona, salvo en el caso extremo de que dicha persona se vuelva loca o muera, casi seguro que de alguna u otra forma seguirá dando soporte a su programa. Para ilustrar esto mejor unas cuantas batallitas ;)

  • Batallita 1: En mi provincia hay un programa de contabilidad muy extendido y usado. El mismo está desarrollado para msdos sobre tablas btrieve. La gente después de muchos años sigue usándolo debido a su rapidez y fiabilidad. Este programa lo desarrolló, seguramente hace mas de 15 años, una sola persona. Evidentemente esta persona ha dado muchos tumbos profesionales, pero de alguna manera se apaña para seguir actualizando y manteniendo dicho programa. La gente, como yo en su día, seguramente lleve años buscando alternativas a este sencillo programa de contabilidad, pero por lo visto ninguna de ellas le ha convencido. Yo en su momento evalué mas de 5 programas de contabilidad y al final opté por desarrollar mi propio programa porque ninguna de las opciones, incluso con grandes empresas detrás, me terminaba de convencer.
  • Batallita 2: Hace mas de un año mi antigua empresa analizó el riesgo que tenía por su dependencia hacia mí. En aquel momento había una importante empresa en plena expansión en la provincia. La había constituido una entidad financiera con muy buena implantación provincial a partir de su departamento de soporte informático interno. Mi ex-empresa rápidamente consideró negociar el mantenimiento informático con dicha empresa por la solvencia y seguridad que le podía dar una gran empresa. Al final, tras realizar un acuerdo conmigo, dejó el tema en el aire. Sin embargo a los 3 o 4 meses, dicha empresa empezó a replegar velas y a reducirse a sus orígenes. Al poco tiempo desapareció del mapa informático de la zona. Yo sin embargo no solo sigo dándole soporte a mi antigua empresa sino que hasta he tenido que dárselo, en temas de configuración avanzados, a un centro público de la zona, que fue en su día un cliente emblemático e importante de dicha empresa.
  • Batallita 3: Empresa que se plantea el cambio de mi software de gestión por otro respaldado por empresa. Se hace demostración. Tras un rato de charla termino descubriendo que la persona que hace la presentación del programa de gestión es el único desarrollador de de la aplicación. Al final tras las empresas siempre hay personas, y puede que, como en mi caso, haya solamente una persona. A la dependencia de una empresa y sus riesgos se suman entonces los riesgos ocultos de depender también de una única persona.

Bueno espero que haya quedado algo clara la relatividad de la dependencia que quería transmitir. Para no embrollar la entrada y hacerla muy largo sigo en otra...

3 Comments:

Anonymous Jaizki said...

Hay gente que seguirá dando soporte siempre, y otros que decidirán que no les merece la pena. Las circunstancias de cada uno cambian mucho con el tiempo. Yo no confiaría demasiado en que una persona vaya a ser más fiable que una empresa. Tampoco en lo contrario. Depende de la persona y de la empresa.

Un producto con cuota de mercado elevada, tiene muchas más probabilidades de continuar mucho tiempo que uno con cuota mínima. Independientemente del tamaño de la empresa que lo proporciona.

Si, además, la empresa lleva muchos años en el mercado, es poco probable que arriesgue su imagen dejando tirados a muchos clientes de esta aplicación.

Por supuesto, lo ideal sería contratar empresas que adapten código abierto, eso permitiría, idealmente, encontrar fácilmente otra empresa que pueda mantener la aplicación si la primera falla por alguna razón.

2/5/06 19:04  
Blogger LibertaCom said...

El problema de los productos con cuota de mercado elevada es que tienden a fosilizarse por distintas circunstancias (por exito, por "peso" del departamento de soporte, por dificultades en la propagación de cambios, ...) y son muy rígidos ante requerimientos especiales de sus clientes.
Si el producto se adapta a tí, perfecto, pero será casi imposible que se produzca el camino inverso.
Al final hay que sacrificar algo en el camino, la seguridad se mueve a la inversa de la adaptavilidad.
Aunque solo puede ser una apreciación mía y supongo que cuando te mueves con grandes ERPs dicho problema se soluciona con la parametrización.
Los años de mercado no significan mucho, siempre puede ser comprada por otra empresa mas grande para que la misma se haga con su cartera de clientes. Cuando los accionistas se lleven su pasta no vayas luego a contarles milongas: o tragas o te buscas la vida. Me parece que es lo que en cierta parte ha sucedido con N*vision. Por cierto, no sé si el amigo telémaco se refería a este caso concreto en otro comentario.
Adaptar código abierto al final no creo que tenga muchas mas ventajas que desarrollar internamente el código en la empresa. De echo creo que se añade cierta vulnerabilidad y dependencia externa. Yo pienso que la mejor solución es el desarrollo interno. De esta forma se pueden aplicar técnicas "agresivas" de desarrollo con buenos resultados a corto y medio plazo. Es complicado pero no creo que tal y como esta el mercado laboral sea por falta de programadores. Y al final la empresa no solo tendrá el programa, sino que tendrá lo mas importante: el código.
La alternativa a eso seguramente pase por la implantación de SAP y eso difícilmente se lo puede permitir una pyme y en el caso de grandes empresas no tengo muy claro que tenga ventajas sobre el desarrollo interno de los sistema informáticos. Por lo que vale poner SAP, seguramente se pueda contar con varios desarrolladores y analistas durante varios años.

3/5/06 09:37  
Anonymous Jaizki said...

Coincido contigo en que a mayor cuota de mercado, suele conllevar menor adaptabilidad. Pero hablábamos de dependencia. Cada empresa tendrá que valorar qué es lo que más le preocupa.

Es cierto que una empresa puede ser comprada por otra y cambiar su política, pero un producto con mucho mercado suele ser mantenido por la empresa compradora. No siempre ocurre, pero es lo más habitual.

A día de hoy el código abierto todavía no demuestra todas sus ventajas, pero cuando aumente el número de empresas desarrolladores sobre aplicaciones abiertas las ventajas serán más que evidentes. Aplicaciones con posibilidad de ser adaptadas a tus necesidades y con un tronco común conocido por varias empresas que pueden darte soporte.

El desarrollo interno sólo lo recomendaría en casos concretos. Si no hay una persona con criterio coordinando el desarrollo, y no siempre la hay, el resultado puede ser código ilegible, nula documentación, ausencia de estándares, dificultad de integración con otras aplicaciones y dependencia absoluta del programador.

Conozco casos de gente que desarrolló algún aplicación y ahora se aferra a ese conocimiento para seguir en la empresa. Su único valor es el miedo de la dirección a qué pasará si le echan con la aplicación que utilizan. Lamentable. Tanto por el trabajador como por la dirección que permitió llegar a esa situación.

Supongo que todavía falta mucha cultura tecnológica a ciertos niveles para acabar con estos problemas.

3/5/06 15:03  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home